Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El conde, el general, el Maradona, un avión y el puticlub de Sevilla

Acabo de terminar de ver la serie La Casa de Papel en Netflix y me he quedado sorprendido por la historia. Qué manera más inteligente de robar; cuántos años diseñando un atraco; qué gusto por el trabajo bien hecho - al trabajo de mangar me refiero, no a la serie- y qué relato más logrado. El escenario de la acción es la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, donde mismamente se hacen los billetes. Y es que hasta para robar se precisan unos estudios, una planificación y un gusto por los pequeños detalles. Compara uno la serie con los casos de mangoneo en España y no hay color. Es todo de una ordinariez y de una cutrez que se le quitan a uno hasta las ganas de robar. 
En España se ha robado mucho y de forma muy ordinaria. Fue terminar la serie y leer a continuación los documentos incautados al que fuera presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, con los datos de la mordida que se repartieron por la compra de una empresa en Brasil y daba vergüenza ajena. En los p…

Entradas más recientes

La segunda modernización de los líderes regionales

La Andalucía vacía

El golpe de gracia y los Borgia de Madrid

Los ERES y la reforma de la Administración de nunca jamás

El teatro de la política y los aplaudidores profesionales

La trompetería presupuestaria

El limbo de la dependencia

Cuando Juanma Moreno sea presidente

Ciudadanos hereda la cabra

Concursos de paripé